lunes, 7 de enero de 2013

Natalia y Carlos

La de Natalia y Carlos, es una boda que me hace especial ilusión.
No solo porque ha sido la última de mis bodas del 2012, sino porque ha sido la primera boda de unos amigos que he tenido el placer de fotografiar.
Cuando Nata y Carlos me dijeron que querían que yo que fuera la fotógrafa de su boda, fue un notición, que no venía solo, venía a acompañado de una cara de bobos que tenían los dos, mientras me decían que además estaban esperando un bebe, alegría doble imaginaros.
Ambos maestros de profesión, con una vida dedicada a los niños y ahora el suyo venía en camino.
Y el mismo día que les entregue las fotos, más buenas noticias. Va a ser niñaaaaa¡¡ :)
Su boda fue algo sencillo, y emotivo, como ellos. Una pequeña celebración familiar, en la que no dejaron de sonreír mientras pasaban el día cerca de sus personas más cercanas, sin parafernalia, ni grandes organizaciones. Simplemente con la intención de disfrutar y pasarlo estupendamente con los suyos.
Natalia, estaba radiante, como nunca la había visto. Desde siempre ella ha tenido claro que no se veía de blanco, el rojo es su color. Y lo demostró con creces con una maravilla de vestido inspirado en una creación de Ellie Saab, de estilo romano con drapeados en la parte superior.
Unas sencillas ondas al agua estilo años 30, con un lateral recogido con dos pequeños prendedores de brillantes, le daban el toque final al vestido. Aderezado con un sencillo y elegantísimo ramo de rosas blancas.
Creo por muchos sinónimos de ESPECTACULAR que se me puedan ocurrir...me quedaría corta.
Carlos no podía dejar de mirarla, al igual que todos los demás.
La ceremonia se realizó en el Ayuntamiento de Gijón fue muy emotiva e íntima ya que  estuvo oficiada por Justo Vilabrille, concejal de Educación, y amigo de la familia.
Para las fotos escogimos la barandilla de la playa de Gijón que además tenía un especial significado, ya que los padres de Natalia, habían encargado para regalar a todos los invitados unas ilustraciones de NETO, un famoso artista asturiano, en la que se podía apreciar el paisaje de Gijón a través de las barandillas de la playa y sus características farolas.
La lluvia nos dio una tregua y nos permitió acercarnos al Parque de Isabel La Católica a hacer algunas fotos mas campestres. La gama de colores otoñales hicieron del sitio un marco estupendo para esta boda de Octubre.
El convite fue en el restaurante La Llorea Golf situado muy cerca de Gijón.
Los padres de Natalia les regalaron el precioso cuadro de Neto que simbolizaba la unión de dos de las ciudades de Asturias mas importantes, Gijón de donde es Natalia y Aviles, ciudad de Carlos. Y repartieron una copia de las láminas para todos los invitados.
Además de eso, los propios novios quisieron sorprender a sus invitados con unos preciosos botecitos de miel casera con propiedades medicinales, fabricada artesanalmente en el pueblo en el que Carlos da clase. Además de unas bolsas de té ideales.
Tras el baile nupcial, ellos mismos se encargaron de poner la música para proseguir la fiesta.

Aquí podeis ver algunas pinceladas de lo que sucedió ese día.




No hay comentarios:

Publicar un comentario